La importancia de un buen Desayuno

El Oso con los componentes de Desayuno

El grupo valenciano Desayuno, después de ganar el concurso Sona La Dipu organizado por la Diputación de Valencia, ya prepara su nuevo disco.

Su tercer trabajo, Vuelo sin motor, es un recopilatorio de once canciones que se presentaron en la sala El Loco de Valencia el pasado 28 de octubre, y que hablan “sobre cosas que nos han pasado hace ya tiempo a todos, pero sobretodo a Ati”. El encargado de escribir las letras del grupo es Ati quien nos explicó que para este trabajo se ha basado en “experiencias que me han ido pasando desde hace varios años hasta ahora”. Y es que el disco les ha supuesto un proceso muy largo tanto de creación como de grabación.

Durante el ensayo de Desayuno

El oso quiso saber cual es su tema favorito y ningún componente fue capaz de decantarse por uno, excepto Félix que eligió Extranjero en sus zapatos. A nosotras nos tocaron su tema Vuelo sin motor, que da nombre a su disco. Aquí os lo dejamos para que lo disfrutéis.

 

 

En un pequeño pero modesto estudio ensayan, todos los jueves por la noche, en el poligono industrial de Alboraya el conjunto. Entre partituras, cerveza y un par de cigarillos componen su propio estilo musical. El oso ha tenido la oportunidad de acudir a uno de sus ensayos y hacerle una interesante entrevista sobre sus perspectivas de futuro.

 

Alba Vilar y Elisa Pont

Una recomendación literaria desde Afganistán

<<Tan inolvidable como Cometas en el cielo, esta novela nos sitúa en

Afganistán con el corazón en la mano. Maravillosa>>

Isabel Allende

Incluso me atrevería a decir que el elogio de una narradora excepcional como lo es Isabel Allende en nuestra lengua se ha quedado corto. Y es que la última novela de Khaled Hosseini, Mil soles espléndidos, ha conseguido captar  la atención de millones de lectores en el mundo entero, pese al gran éxito que experimentó con Cometas en el cielo.

Khaled Hosseini, autor de ambas novelas

 

Ambas novelas, contextualizadas en Afganistan, y más concretamente en Kabul- ciudad de nacimiento del autor antes de trasladarse a Estados Unidos-, constituyen un fiel retrato de la sociedad afgana; tanto de sus costumbres como de sus ideales y del patriotismo que tan bien sabe reflejar en sus personajes. Pero, sobre todo, llama la atención la importancia y el respeto que siente por la religión islámica; a veces pretexto o razón para incontables barbaridades.

Cometas en el cielo es sin duda un ejemplo de cómo el hombre puede, a veces sin quererlo, perder uno de los tesores más preciados: la amistad. Porque es precisamente sobre la amistad entre Amir y su sirviente hazara, entre sus dos padres, de lo que trata esta magnífica historia ambientada en 1975 . Y un transfondo convulso: una guerra que destruye la ciudad y mata a mujeres, ancianos y niños; un país debastado por el hambre y la miseria; una família que vuelve a juntarse después de muchos años.

Libro de Cometas en el cielo

El director de cine y guionista suizo, Marc Foster, llevó al cine la novela de Hosseini en 2007, Cometas en el cielo. Y su película consiguió mostrar cada uno de los sentimientos atrapados en las páginas de la novela: el amor, el odio, el honor y la redención.

Aunque en la misma línea histórica, Mil soles espléndidos se centra en la vida de las mujeres en Afganistán; de su somnetimiento a los hombres – a veces voluntario, otras impuesto-; del destino que les viene designado desde su nacimiento; de su papel secundario en una sociedad machista e hipócrita que a la vez rebosa de cultura y sabiduría. Pero vuelve hacer hincapié en la amistad, esta vez entre dos mujeres, que por casualidades del destino acabarán queriéndose como madre e hija.

Libro de Mil soles espléndidos

Y es imposible no sentirse identificado con alguno de sus personajes-sobre todo con Mariam y Laila-, pues Hosseini vuelve una vez más a conseguir que sientas cierta empatía por la desgracia y la felicidad de cada uno de ellos.

El título de su último libro responde a un poema de Saeb-e-Tabrizi, un  poeta persa del siglo XVII y cuyos verbos, aunque un poco modificados debido a su traducción, dicen así:

Eran incontables las lunas que brillaban sobre sus azoteas,

o los mil soles espléndidos que se ocultaban tras sus muros.

Como ya se ha comentado anteriormente, las dos únicas novelas de Hosseini – hasta día de hoy, y sinceramente espero que hayan muchas más-, nos relatan el Afganistán más profundo, el de los años de la Guerra Fría y el comienzo de la Yihad; pero, sin duda, también nos abre un mundo distinto al que estamos acostumbrados en Occidente.

Sin duda vale la pena leerlos.

Elisa Pont 

 

 

 

 

Historias de la posguerra española a través de Pa Negre

Lo peor de una guerra no es el hambre o la miseria, sino perder los ideales

Sentado en una fría silla de mimbre, con las patas roídas por las ratas, asustado y valiente a la vez, con el rostro hundido y la mirada perdida, en lo alto de una casa oscura y silenciosa. Frente a su hijo en la ficción, Farriol (Roger Casamajor), vestido con unos pantalones desgastados y agujereados, le explica a su hijo Andreu, a sabiendas de que está a punto de ser capturado por la nueva policía del régimen, cuáles son las consecuencias inmediatas de la guerra. Y alude a la pérdida de los ideales; aquello que almacenamos en nuestra mente y en nuestra alma.

Escena de la película Pa negre

Esta es una de las escenas más conmovedoras de Pa Negre, la primera película en lengua catalana nominada a los Oscars. El último film de Agustí Villaronga cuenta las dificultades de una familia republicana al finalizar la Guerra Civil espanyola, durante los difíciles años de la posguerra en la Cataluña rural de los años 40.

La historia comienza cuando Andreu (Francesc Colomer) descubre el cadáver de un vecino del pueblo y su hijo. Las Autoridades culpan a su padre, pero Andreu para ayudarle, intenta averiguar quién es el responsable. Así, empieza a investigar sobre el pasado de su familia, construido a partir de mentiras y secretos que jamás debería haber conocido. Y de esta manera, poco a poco, va creándose una conciencia moral ajena al mundo que le rodea. Para poder sobrevivir, acabará traicionándose a sí mismo y descubriendo el monstruo que habita en él (Trailer de Pa Negre).

Pero Villaronga no se queda ahí. Basada en las novelas de Emili Teixidor – Pa negre y L’assassí d’ocells-, la película cuenta el trasfondo social de una época marcada por la violencia, el abuso desmedido y la pobreza extrema.

Y es Núria (Marina Comas), una niña que perdió una mano a causa de una mina, y también un padre, aunque de otra forma más dura – se suicidó por miedo a ser capturado- solitaria, extraña y madura para su corta edad, la que de alguna manera ayuda a Andreu a descubrir la verdad, pese a su obsesión por él. Una relación basada en la necesidad y la soledad de la infancia.

Protagonistas de la película

También el resto de personajes muestran la sociedad de la España de posguerra, como si de una fotografía en blanco y negro se tratase: mujeres atrapadas en una fábrica de telas día tras día; mujeres tras las rejas de la cárcel para visitar a sus familiares, abandonadas a su suerte; viudas que lloran la pérdida injustificada de sus maridos; madres que sólo tienen pan negro para darles a sus hijos.

Después de ver la película, que te emociona hasta el punto de erizarte la piel y arrancarte unas lágrimas, me pregunto si el personaje no tendrá razón. Porque la guerra destruyó este país, independientemente de quién fue el vencedor. Y es que la guerra también nos arrebató nuestros propios ideales, nuestras más profundas creencias. Quizá por eso ahora no tengamos claro ni quien somos en realidad.

Cartel de la película de Agustí Villaronga

Elisa Pont

Puro teatro

El público quedó inmerso en un estremecimiento colectivo, abrumado por el silencio que acompaña a las últimas escenas. Y es que desde 1998 no se representaba en España el drama de Arthur Miller Todos eran mis hijos; drama que ahora se puede disfrutar en el Teatro Olympia de Valencia.  Desde el pasado 8 de noviembre hasta el 13 del mismo mes, cualquier amante del teatro podrá sumergirse en ese estremecimiento colectivo que permanece varios segundos tras caer el telón.

El Teatro Olympia el día del estreno de: Todos eran mis hijos. Fuente: Alba Vilar

Claudio Tolcachir es el encargo de poner en escena una obra que indaga en la dualidad del hombre que eres y el que pretendes ser. Enmarcada tras la 2ª Guerra Mundial la obra retrata, a través de una familia norteamericana, una sociedad que intenta superar los traumas nacidos durante la contienda y que continúan latentes.

La obra cuenta con un elenco sensacional encabezado por Gloria Muñoz y Carlos Hipólito. Ambos fueron galardonados con el premio Unión de Actores, por mejor protagonista en la categoría teatral. Además, destaca la actuación de Fran Perea que se ha adaptado a las representaciones teatrales tras la fama adquirida por su papel en la serie televisiva Los Serrano.

Fran Perea uno de los actores principales de la obra. Fuente: Alba Vilar

La atemporalidad de los debates que establece la pieza teatral consigue adentrar al espectador en un debate moral y como dice Tolcachir “hallar verdad dentro de una ficción”. Por otra parte, la representación permite adentrarnos en una autentico texto teatral, ya que últimamente escasean en las programaciones. Por contra, en tiempos de crisis abundan musicales, monólogos y similares que atraen a un mayor público.

Alba Vilar Luján

La poesia com a forma de vida

Francesc Arnau i Chinchilla, poeta valencià i col·laborador en Lo Càntich, revista digital de literatura, art i cultura, en la secció titolada Al Sud del Gran Riu, ens ha condecit una entrevista en la que ens desvetlla els seus sentiments i opinions més profundes envers el món de la literatura.

Francesc Arnau i Chinchilla

1. Què és per a tu la Poesia? I per què Poesia i no una altra manifestació literària, com ara la novel·la o l’assaig, per exemple?
Per a mi la Poesia és com un codi. Un codi que em serveix, entre altres moltes coses, per a comprendre el món, començant pel meu món interior.
En referència a la segona pregunta, et diria que és el que més fàcil em surt. Per a que et faces una idea, és el mateix que, per exemple, al món de l’Atletisme, on per alguns els són molt més naturals les carreres que no pas els llançaments…
Ja m’agradaria poder escriure algun dia una bona novel·la!

2. Com i quan naix la idea d’escriure “L’espill de l’orb”?
“L’espill de l’orb” és una antologia de tota una dècada de Poesia, i la concepció del llibre va néixer després de que el Regidor de Cultura del poble me va proposar participar en les Festes Patronals de l’any 2009 a la “Nit dels Palmitos Blancs”. Vull dir amb això que, si no s’hagués produït aquesta circumstància, el llibre no existiria tal com ara el coneixem.

3. En el pròleg del teu llibre, redactat per un amic i company de professió, Vicent Alonso, es presenta l’obra com una mena d’homenatge a Vicent Andrés Estellés, autor del “Llibre de Meravelles”. Com t’ha influenciat la poesia d’aquest reconegut escriptor? Quins són els que, hui per hui, més t’atrauen en qualsevol gènere literari?
Ja vaig deixar clar a l’epíleg del meu llibre que possiblement, sense haver llegit la poesia de l’Estellés, mai no hagués escrit ni un sol vers. I ho dic convençut, no per un recurs retòric, perquè la poesia que fins aleshores havia llegit, no tenia res a veure amb la del poeta de Burjassot. Ell me va obrir els ulls, i em va fer veure que el poema es podia nodrir de qualsevol cosa, i així vaig mamprendre a escriure els meus propis poemes.
Després he conegut uns altres poetes que també m’han ensenyat moltes coses (Salvat-Papasseit, Ferrater, Martí i Pol, etc.), però no puc negar que l’Estellés és el meu principal mestre.
En els altres gèneres literaris, hi ha molts escriptors que m’atrauen (com tu dius)… Ací tens una selecció:
Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Roberto Bolaño, Javier Cercas, Almudena Grandes, Paul Auster, Heming Mankell, Fedor Dostoievski, Jaume Cabré i un llarg etcètera que es va ampliant amb el pas del temps.

4. El teu poema “Llindar” és un crit d’esperança per aquelles persones que desgraciadament viuen sota la misèria i la guerra. Podria estar inspirat en les revolucions als països àrabs? Què penses sobre el que ha passat i el que està passant actualment?
El poema està inspirat en una fotografia del director de cine i fotògraf iranià Abbas Kiarostami, i molt bé es podria extrapolar a les revolucions actuals dels països àrabs… per què no?
Ara bé! Sóc molt crític amb aquestes “revolucions”, i pense que estan dirigides pels països capitalistes i motivades pels interessos econòmics i de mercat… Mentre no es canvie el tarannà depredador d’Occident, els conflictes seran continus, i el problema amb l’Islam no es va a acabar a curt termini. Tanmateix, els canvis sempre són positius, perquè el punt de partida de tots aquests països és més que deplorable…

5. L’escriptor mexicà Jorge Volpi va publicar una tribuna amb aquest títol: “Un rèquiem pel paper”. Com a conclusió de l’article, cal destacar la següent idea:

<< La posibilidad de que cualquier persona pueda leer cualquier libro en cualquier momento resulta tan vertiginosa que aún no aquilatamos su verdadero significado cultural. El cambio es drástico, inmediato e irreversible. Pero tendremos que superar nuestra nostalgia -la misma que algunos debieron sentir en el siglo XVI al ver el manuscrito de Las muy ricas horas del duque de Berry- para lograr que esta revolución se expanda a todo el orbe>>.

Què penses sobre el futur del llibre, ara que les noves tecnologies pareixen acaparar tots els àmbits, fins i tot la cultura escrita mitjançant la invenció dels llibres electrònics? El predomini d’aquest nou format augmentarà el nombre de lectors o més bé el reduirà?
El problema no és el format, perquè llegir en paper o digitalment és en essència el mateix. Jo vull ser optimista, perquè pense que la informació que reps mitjançant la lectura l’assimiles molt més intensament que no pas tota la que consumeixes pels mitjans audiovisuals. És per això que espere que la lectura (d’una manera o d’altra) mai no desaparesca…
Però sincerament, la veritat és que sóc prou pessimista en aquest aspecte, i crec que d’ací pocs anys els lectors serem una espècie de secta…

6. Al teu poema “Cronos”, es parla sobre l’avui, el demà i l’ahir, i escrius:
“El temps que desitgem és el futur,
ell és la principal raó d’ésser
com un acte de fe antic i obscur”.
Com penses que serà el futur -no només em referisc a l’any 2050, on el més probable és que les coses siguen ben diferents, sinó al futur immediat, per exemple, després de les eleccions del 20-N – al nostre país?
Jo pense que després de les eleccions del 20-N no va a canviar res de res. Seran els mateixos els que manen, encara que el president del govern siga un altre, i fins i tot d’un altre partit. Tanmateix, també és cert que la crisi passarà, encara que ja res no tornarà a ser el mateix que abans. Però és molt important que, ben aviat, torne a haver treball per a la gent jove. És de vital importància, i espere que en poc de temps serà així.

7. Al teu llibre trobem poemes inspirats en versos d’altres autors, com “Vent”, inspirat en “Condición de nube” de Octavio Paz; també poemes inspirats en obres pictòriques com “Xiquets jugant”, basat en “Nens a la platja” de Sorolla; i altres molt més personals, com aquest tan sentimental, “Urc de fill”, dedicat a la teua mare. Però, quina podria ser la temàtica general de la teua obra?
Jo crec que a la meua Poesia he tractat tots els temes que de sempre han tractat els poetes, però si vols que et diga un tema específic, és aquest: “LA VIDA”.

8. Un dels últims poemes teus que he pogut llegir, “Tsunami”, llegit a la ràdio de Godella al març passat, és una descripció del desastre que va ocórrer a la central nuclear de Fukushima, al Japó. És la poesia una mostra de la realitat que ens envolta o més bé el bitllet a un viatge fantàstic i allunyat de l’existència?
En el cas del poema “Tsunami” volia mostrar la realitat que m’havia arribat pels mitjans de comunicació, però en uns altres poemes, he intentat expressar quelcom fantàstic… Ja m’agradaria que alguns poemes meus haguéssen estat com un bitllet per a un viatge fantàstic allunyat de l’existència, com dius literalment a la teua pregunta, perquè pense que això és una de les coses més difícils d’aconseguir al món de la lírica.

Elisa Pont

¿Cómo leeremos en el futuro?

Me gustan los días de lluvía, pero también los días de sol. Me gusta sentarme en la terraza, junto al amasijo de macetas y pequeñas plantas que habitan en el centro de la galería, a leer. Abrir el libro, notar sus páginas entre los dedos, algunas más gruesas que otras, pero todas repletas de sentimientos, de acción, de grandes historias y diminutos cuentos. Todas ellas leídas con expectación y sopresa; y después, si se dejan, releídas una vez más, para así exprimirles hasta la última gota de sabiduría. Tener un libro entre las manos puede considerarse uno de los mayores placeres intelectuales que hayamos conocido.

Pero todo cambia, todo evoluciona. Y ya ha aparecido, silenciosamente todavía entre la gran mayoría de lectores, un nuevo artilugio,  innovador donde los haya, capaz de almacenar mucha informanción y de facilitarnos la tarea de la lectura: el libro electrónico. Aunque por el momento no es accesible al conjunto de la sociedad, en general, el ebook se está colando apresuradamente entre nosotros. Eso de cargar con un libro a cuestas, en el metro o en el autobús, bajo el paragüas o dentro de la mochila, está desapareciendo. Por una parte, porque mucha gente no lee -según los últimos datos publicados por el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros de 2010, casi el 40% de los españoles no lee libros habitualmente- , y ahí como responsable, quizá, otro aparato tecnológico, o más de uno: el ipod, el ipad, el iphone o su directo rival, la blackberry. Por otro lado, y gracias a la invención del libro electrónico, los lectores más avezados se libran de la cruel tortura que supone cargar con un libro de más de 800 páginas bajo el brazo.

El pasado 15 de octubre, el escritor mexicano Jorge Volpi escribía en El País algo parecido a una oda sobre el libro electrónico, exaltando todas sus ventajas frente al libro tradicional. En el artículo defendía que el ebook se podría “convertir en la mayor expansión democrática de la cultura desde la invención de la imprenta”, aunque también resaltaba que es necesario “impedir que se segmenten los mercados”. Se convierte así en un gran defensor del libro electrónico en detrimento del libro en papel, al que considera como un objeto nostálgico, pesado y  que ocupa un espacio vital en las librerías (aunque pensandolo bien, están precisamente para ello, para guardar libros, ¿no?).

Pero esto es sólo una cara de la moneda. Unos días más tarde, el 20 de octubre, también en El País, Luis Jérez analizaba el papel de las empresas distribuidoras, de la disminución de la privacidad de los lectores y del hecho de “oscurecer la democratización cultural”, ya que considera que no cuestionarse una revolución de esta índole es una “actitud pasiva y nada beneficiosa para el lector a largo plazo”.

En fin, el debate está abierto. Yo mientras tanto, vuelvo a mi rincón favorito a disfrutar de los libros como tal, por si les queda ya poca vida en este extraño mundo.

Elisa Pont