Visiones de Oporto

Panorámica de Oporto

Un viaje hacia el comienzo

En la Calle Cedofeita de Oporto se esconde un lugar al que nos llevó el destino y las ganas de conocer, de escapar… Un lugar con suelos que crujen y escaleras interminables, tres pisos por encima del suelo. Ventanas enormes y cortinas de colores, puertas secretas…

Algo escondía aquel lugar capaz de unirnos. ¿Algo o alguien? Escondía la esencia de un proyecto que no imaginábamos, pero que llegaría con el tiempo: Osoporto.

A esas cuatro personas que estuvieron en el lugar indicado, en el momento justo, a las mismas que saben de qué hablo… Gracias. Porque a veces merece la pena perder el tiempo en cualquier lugar para llegar a conocer un poquito más de vosotros y descubrir que la vida al final, sólo es un cúmulo de momentos guardados en la memoria. Para siempre.

El comienzo de todo, en Oporto.

Alba Monzó

El comienzo de Osoporto

Pasean uno junto al otro,
cercanos y huidizos,
evitando rozarse por miedo a dañarse.
El paso acelerado y
el corazón ardiente.
Y la noche estrellada bañanado su larga melena,
su vestido floreado,
sus ojos pardos,
sus manos temblorosas.
La calle desierta y
el frío apoderandose de sus huesos.
Una pregunta lanzada al aire
con el anhelo de ser respondida:
un beso eterno para una despedida temprana.

Oporto, el escenario idóneo para representar un poema amoroso. Oporto, una ciudad bella la mires por donde la mires.

Quizá fuera la mezcla de antigüedad y estética romántica lo que más me atrajo, pues por poco tiempo que pases en la ciudad, consigue seducirte por completo. Aún así, seguro que no descubrí todos los secretos que esconde, porque ya se sabe que para conocer una ciudad hay que vivir en ella…

De todas formas, tampoco sería capaz de elegir un lugar concreto con el que quedarme: a lo mejor me decantaría por la zona cercana al puente modernista de Alexandre Gustave Eiffel; o con las vistas desde los Jardines del Palacio de Cristal; o por culaquiera de las calles céntricas, con sus idas y venidas de gente, su alboroto y su inconfundible aroma atlántico…

En definita, Oporto puede ser un bonito viaje que recomiendo a todo aquel que disfrute con una conmovedora puesta de sol…

Elisa Pont

El Oso al llegar a Oporto

Era una vez Oporto…

Ojos: en Oporto puede contemplar los 20.000 azulejos que componen la Estación de S. Benito. Me recreé en cada detalle; cada uno explicaba la evolución del transporte, así como las escenas más cotidianas de la vida portuguesa.

Orejas: pues nosotras nos estremecimos con cada fado, ese cante desgarrador que nos recordaba al flamenco.

Boca: ni punto de comparación con lo que yo saboreé. Una copa de twany, una de las variedades del tinto, con el puente Eiffel observándome.

Nariz: yo gano. Me perdí en el aroma que crean las flores en el Mercado de Bolhao.

Manos: tuve mala suerte. No pude coger el aire decadente con aura vanguardista al que perseguí durante todo el viaje.

Alba Vilar

Buenos días, Oporto

Para recorrer las calles de la ciudad portuguesa, me acompañaron cuatro personas que añadieron a cada uno de los paseos por los adoquines interminables una risa fácil, adecuada a cada momento: una visita a la playa, una foto en la Livraria Lello & Irmaoa, una parada para tomar algo frente al río, una subida cansada hacia nuestro rincón en la rua Cedofeita, Osoporto.

Recuerdo la llegada hambrienta, un kaipiroska improvisado, todas las calles abiertas a nosotros. Para recorrer  Oporto, es necesaria una buena compañía que no le importe pasar una mañana buscando la entrada de los Jardines del Palacio de Cristal, o visitar la ciudad con el traqueteo del antiguo tren de madera que recorre sus calles.

¿Un consejo? No te despidas de Oporto.

Elena Tamarit Escrivá

Oporto, ayer y mañana

Recuerdo una tarde en la que fuimos a ver el mar. El Atlántico, tan diferente a nuestro cálido mediterráneo. La playa era larga y estrecha, de piedras, y el mar era bravo y fuerte. Amplio y grandioso, quizás exagerado. Entraba en contraste con la discreción que desprendía el pueblecito costero, sin grandes alturas y sin aglomeraciones de gente. El pueblo, a no más de 20 minutos en autobús de Oporto, guardaba villas de otra época, algunas abandonadas, que invitaban a recrearse en un pasado señorial y aristocrático.

El mar cansa, y el viaje de vuelta en autobús lo recuerdo especialmente molesto. Sin embargo, la compañía hizo que se hiciera más ameno. Es lo que pasa cuando se está contento: se te escapa una risa, una carcajada, o cualquier tontería te parece digna de mención. Pero digna de mencionar de verdad es la imponente desembocadura del río Duero, que lejos de su pequeño tamaño en su nacimiento en Soria, llega convertido en una enorme masa de agua. Sobre sus orillas se conforma la ciudad, amontonada y caprichosa, y entre sus calles, sus retorcidos callejones, sobre cuestas.

Lo cierto es que después aún tuvimos fuerzas de pasearnos por la zona antigua. Iluminadas con el sol de la tarde, las fachadas desconchadas alimentaban la decadencia que tiene Oporto. Pero la palabra decadencia en Oporto cobra otro significado, pues ojalá el futuro fueran ciudades como Oporto, tan agradables, tan cercanas y cómo no, tan bonitas.

Gabriel Pérez Begué

Anuncios

Si la vida fuese realmente nuestra…

Quizá hoy no causara asombro, o quizá sí.

                                                                                                                                                                                                                                                                                         Hace unos días leí -o mejor dicho, devoré- un libro titulado De hombre a hombre, de Antonio Fontana. Reconozco que nunca antes había oído el nombre de este autor meticuloso y audaz – así me ha parecido su historia a grandes rasgos-, antes de encontrar su novela en el último rincón de la estantería de una librería: asomando su delgado lomo, atrayendo al lector silencionsamente, como tan bien lo saben hacer los buenos libros. 

Y sin más preambulo…

La vida no es más que ir subiendo escalones día a día, aunque caigas repetidas veces. Y nada mejor que la experiencia para cerciorarse de cuánta razón tiene esta afirmación.

Pero, ¿y si un día decides abandonarlo todo?

Este es el relato de la desesperación y la soledad en la que vive Andrés, de su marginación y de su aislamiento. Un relato que cuenta como una sociedad, todavía retrógrada y abusiva, en la que la imagen prevalece por encima de los sentimientos, puede hacer que te consumas día a día, poco a poco, hasta acabar matándote.

Un conjunto de conversaciones entre padre e hijo, a destiempo y a distancia, en las que por primera vez hablaran sin tapujos, sin rencores, sin esperar nada a cambio. Y será a partir de estos monólogos, cuando el lector empezará a comprender el porqué de los actos y las decisiones de Andrés.

Ya lo decía al principio, hoy esta historia carecería de sentido alguno, pues se supone que la discriminación sexual es un tema superado. Eso dicen.

Elisa Pont

Al son de Cuba

Fernando Trueba y Javier Mariscal en el estreno del film en el Olympia

Invierno, ya puestos Navidades… La nieve cae incesante bajo la atenta mirada de los arboles, luces de colores, manos repletas de bolsas, niños alegres.
Contemplo la estampa tras la ventana sucia, en una habitación contaminada de anhelos. Observo cautelosamente mis dedos fríos.

Cuba, finales de los años cuarenta. Rita, mueve las caderas, sonríe a ritmo de Jazz en un baile de La Habana. Chico, escondido tras su piano, le regala compases a Rita. Sonríen.

Nace Chico y Rita, la película de dos genios unidos por el ansia de crear pura poesía visual. Un film, con trama de Trueba y animación de Mariscal inspirado en Bebo Valdés, aquel hombre que estremece pianos.

Sabor a cuba, esa que cálidece nuestros huesos congelados por Diciembre. Nos transportamos a una época, un momento de la evolución del Jazz. Cuando los Contrabajos y Saxos colapsaban las calles de La Habana.

Catarsis; al oír la voz susurrante y desgarradora de una de las flamencas por antonomasia, Estrella Morente bajo la melodía creada por Bebo.

Un ruido ensordecedor me devuelve a la realidad, ¿se habrá caído el barrigudo de traje rojo? Vuelvo a mirar mis dedos que ahora se mueven incesantemente imitando a los de Bebo.

Alba Vilar

 

El mar como puro entretenimiento

John Banville, autor de El Mar

En este caso concreto, permitidme que ponga en duda las observaciones de aquellos que afirman que cualquier tiempo pasado fue mejor, sobre todo en lo que al arte se refiere; como bien ha sabido interpretar Woddy Allen en su última película, Midnight in Paris. Y es que obras contemporáneas como El Mar de John Banville dan mucho de qué hablar.

Este escritor irlandés, cautivador, arrogante y culto, consiguió el Premio Man Booker en 2005 por esta novela; una preciosa historia sobre el descubrimiento del amor y la amistad, el dolor de la pérdida y la necesidad de superación.

De la mano de Banville nos adentramos en los más profundos pensamientos de Max Morden, un historiador de arte que acaba de perder a su esposa debido a una angustiosa enfermedad. Consigue hacernos, además, partícipe de los recuerdos de aquel ardiente verano en el que conoció a los Grace – el matrimonio, Carlo y Connie; los hijos, Chloe y Myles; y la niñera, Rose, por los que rápidamente sentirá una fuerte atracción–; todo ello para escapar de la realidad en la que se encuentra tras la apresurada muerte de su mujer, a la que todavía ama recelosamente.

Como ya nos tiene acostumbrados, Banville recurre de nuevo a un estilo sencillo pero rebosante de precisión, con una abundante riqueza lingüística y una agilidad envidiable a la hora de describir tanto a los personajes como a los entornos.

Pero, El Mar es mucho más que esto: es la eterna discusión existencial sobre la vida y la muerte, sobre la tragedia de ambas, siempre rodeado de un gran simbolismo; porque aquí el mar se expande hasta lo infinito, arrasando con todo a su paso, cambiando el rumbo de los personajes con la aparición de la “extraña marea”: protagonista indiscutible del relato.

Es, sin duda, una lectura más que recomendable para aquellos que aprecian la perfección narrativa y la buena literatura.

Elisa Pont

Al compás de Montserrat

Municipio de Montserrat

 El viento guarda silencio, suenan las primeras notas y la piel de los asistentes empieza a erizase al compás de la música. Cada mes de Julio, el pequeño municipio de Montserrat acoge su Semana Internacional de Música de Cámara. Y es que este pueblo lleva intrínseca la música en sus raíces, y el interés por este tipo de expresión artística se transmite de generación en generación.

Durante la SIMC, la plaza de Montserrat, de extraordinaria acústica, acoge a profesionales de distintas nacionalidades que a través de su música consiguen deleitar a todo aquel que se acerque. Además, los conciertos tienen un precio simbólico por lo que, los que habitualmente no podemos disfrutar de este arte por el elevado coste de las entradas podemos calmar nuestro anhelo de música con estos conciertos.

 

La iniciativa surgió en 1981 de la mano de Salvador Seguí y ha llegado a convertirse en uno de los festivales de música de cámara más importantes de la Comunidad Valenciana. Actualmente Vicente Campos(director del conservatorio superior de música de Castellón) es el encargado de la dirección técnica mientras que la presidencia recae en la alcaldía de la localidad.

Cursos y conferencias sobre el universo musical, así como un concurso de composición completa la oferta cultural que cada año se congrega en este pueblo. De este modo, la gran cantidad de músicos del municipio pueden mejorar su formación académica y rodearse de grandes músicos.

Acomodados ya en la butaca, cerramos los ojos y ella nos arrastra, nos envuelve…nos estremece.

Este municipio de gran tradición musical ha dado grandes músicos,el oso ha entrevistado a tres de ellos para que compartan sus impresiones sobre la SIMC.

María Tordera Bosch, nació en Valencia en 1992. A los 9 años empieza sus estudios en la escuela de música de su municipio, en Montserrat.

Allí realiza los cursos elementales con distintos profesores. Durante estos años ha asistido a numerosas clases magistrales con destacados solistas nacionales e internacionales como J. Sapiña(solista de la Orquesta de Valencia), K. Thunemann(profesor del Conservatorio de Música de Madrid), M. Puchol y S. Azzolini(profesor de música de cámara y fagot en la Facultad de Música de Basilea), entre otros.

Actualmente termina los cursos del grado profesional en el Conservatorio Profesional de música de Torrent (Valencia) de la mano del fagotista Francisco Vanaclocha. Es miembro de la Banda de Montserrat.

Voro Cerveró Sese, nació en Valencia en octubre de 1989. Comenzó sus estudios musicales en Montserrat, posteriormente en el Conservatorio de Torrent, y actualmente realiza estudios de grado superior de trompeta en el Conservatorio Superior de Castellón.

Ha asistido a cursos con reconocidos músicos tales como Maurice Andrei(considerado uno de los mejores trompetistas de la hisoria) o Vicente Campós(director técnico de la SIMC y catedratico de trompeta del Conservatorio de Castellón) y Jose Colomina(profesor del Conservatorio de Castellón).

Es miembro de la banda del Conservatorio Superior de Castellón, la Banda de Montserrat y la Orquesta de la Ribera.

Javier Martínez Campos, nació en Valencia en diciembre de 1989. Comenzó sus estudios musicales a la edad de los 4 años en la Academia CEDAM de Madrid. Estudió en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid las especialidades de Violoncello (con el prof. Iagoba Fanlo) y Composición, finalizándolas ambas en 2011 con Matrícula de Honor.Actualmente realiza un Máster en la Robert Schumann Hochschule de Düsseldorf (Alemania) con el prof. Gregor Horsch (solista de la Royal Concertgebouw Orchestra de Ámsterdam). Desde 2005 perfecciona también sus estudios de violoncello con Miguel Jiménez (solista de la Orquesta Nacional de España).

Es miembro de la “European Union Youth Orchestra” (EUYO) y academista de la “Mahler Chamber Orchestra” (MCO). Además, ha pertenecido a la “Joven Orquesta Nacional de España” (JONDE), “Netherlands Jugend Orchestra” (NJO), “Orquesta Juvenil Iberoamericana” (OJI) y “Jove Orquestra de la Generalitat Valenciana” (JOGV).

Ha sido galardonado con diversos premios de composición y de música de cámara, como el IX Premio de Composición Musical para Orquesta “Andrés Gaos”, el 1º Premio ex aequo en el X Concurso Internacional de Composición “Salvador Seguí” de la Setmana Internacional de la Música de Cambra de Montserrat, el 1º Premio en el X Concurso de Composición Coral “Ciudad de Getafe”, etc. Sus obras están publicadas por editoriales como Piles, Rivera Editores, Ediciones Mundimúsica y DASÍ-Flautas Ediciones.

Entrevista

Como profesionales, ¿qué significa para vosotros la Semana de Música de Cámara?
Voro: La semana internacional de música de cámara, a todos los músicos y en especial a los que somos de este pueblo nos acerca mucho más a la música internacional y nos ayuda a comprender otras formas de vivirla y sentirla.

Javi: La Semana Internacional de la Música de Cámara de Montserrat se ha convertido en todo un referente para la música clásica en la Comunidad Valenciana y en el panorama actual español. Los espectadores son deleitados durante una semana por grandes solistas y agrupaciones de cierto renombre, tanto a nivel nacional como internacional. Los programas y obras que se interpretan cada noche suelen abarcan todos los estilos musicales, desde el Barroco hasta la música de nuestros días, ya que incluso, cada año se suele hacer el estreno mundial de alguna obra compositiva.

María: La SIMC es un proyecto que nutre de cultura al pueblo de Montserrat durante una semana magnífica en pleno verano, para los que nos dedicamos a la música como camino profesional es un placer tener en el municipio tal evento, ya que nos permite acudir a grandes conciertos de buenos artistas de todo el mundo.

¿En qué manera os beneficia a los músicos los cursos que se ofertan durante la SIMC?
Voro: Nos beneficia sobre todo en la musical, ya que vienen músicos a gran escala, llegando a venir músicos de los más reconocidos y mejores del mundo. también hay que decir que tenemos el placer de disfrutar los cursos de manera gratuita ya que el ayuntamiento nos ayuda de ese forma.

Javi: Cada año se organiza un curso de alto perfeccionamiento musical dedicado exclusivamente a alguna de las ramas o materias de este arte, como pueden ser, por ejemplo, sólo instrumentos de viento metal, o sólo instrumentos de cuerda, o un seminario de composición, etc. Esto permite mejorar las capacidades y aptitudes de los estudiantes y/o recién licenciados con profesores de gran nivel, así como compartir experiencias con otros alumnos y compañeros. Todo esto se complementa con el Concurso de Composición “Salvador Seguí”, cuyo fin es el de impulsar la creación musical actual, y más específicamente, de la música camerística.

María:La verdad que solo les aporta algo a los instrumentos de viento metal, porque los cursos que ofertan son, mayormente, para trompetistas, claramente los imparten los mejores profesores que hay actualmente en la vida musical.

¿Cual ha sido para vosotros el mejor concierto de la SIMC?
Voro: El mejor concierto que yo recuerdo, fue el del gran trompetista maurice andrei (el mejor trompetista de la historia) y el trombonista christian lindberg (uno de los mejores de esta época).concierto muy completo.

Javi: Uno de los conciertos que recuerdo con más cariño fue el del gran trompetista francés Maurice André, que interpretó el famoso concierto para trompeta y orquesta de J. N. Hummel en Mi b mayor. A pesar de tener que ser ayudado para subir al escenario y de tocar sentado debido a su avanzada edad y delicado estado de salud, su fastuosa y fantástica forma de entender e interpretar dicho concierto, tuvo una gran acogida por parte de todos los asistentes.

María:El mejor concierto que he visto, sin duda, es el que realizó en 2010 el grupo de cámara del conservatorio de Castellón junto a Vasko Vassilev, un gran violinista de estos tiempos. También me fascino una agrupación llamada Tango Pasión que como el nombre indica tocan tangos del fabuloso compositor Astor Piazzola.

¿Por qué música y no otra forma de expresión artística?
Voro: La música nos hace ser libres en ese momento, otra expresión artística como la pintura, y otras más, se queda marcada.
Una interpretación de una obra de un músico en un momento exacto, lo disfrutas en ese momento, ese clima, esa gente, y pueden haber grabaciones pero no estás en el mismo clima ni en la misma situación, lo que hace ser única i exclusiva esa interpretación.

Javi: La música es la expresión artística más abstracta de todas, y además, es la que llega de forma más directa y profunda al corazón, a los sentimientos. Esto hace que se le considere como el “Lenguaje Universal”. Sólo con la producción y combinación de diferentes sonidos a través del tiempo, las personas pueden experimentar sensaciones muy diversas, como son la alegría, tristeza, pasión, miedo, emoción…Como bien dijo el famoso pianista, compositor y director estadounidense Leonard Bernstein, “la Música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido”.

María: Está claro que hay muchos artes: la pintura, la escultura, la escritura, el cine, el teatro, etc. Pero no todos están presentes en nuestra vida diaria, porque ya sea consciente o inconscientemente, escuchamos música al menos una vez al día.
Supongo que también existe un Monet o un Picasso que expresen sentimientos al igual que lo hace la música, pero para mí la música no es solo un arte, es un complemento de mi vida, como el sexto sentido que me hace vivir, la necesito tanto como a los ojos, la vista, al tacto, el oído o el olfato. La música forma parte de mí, siempre hay un Brahms, que me devuelve la sonrisa, un Beethoven que inspira mis sentidos, un Mozart que despierta las ganas de bailar…
Si pones música en tu vida, ella te aporta el doble de su medicina, cuando llegas a las metas te devuelve un montón de experiencias convividas en lugares preciosos, con gente maravillosa que tiene el mismo amor por el arte, con mucha cultura aprendida, y un buen sabor de música que siempre queda en el recuerdo.
Como dijo Franz Lizst: La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor; sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso.
Como dijo Friedrich Nietzsche: “Sin Música la vida sería un error”.

Alba Vilar

Valencia shoppening night

La noche del pasado 1 de diciembre, Valencia se fue de compras. Valencia Shoppening Night hizo una apuesta firme en el comercio valenciano con la participación de más de 126 comercios de la ciudad, los cuales abrieron sus puertas cuando usualmente se despiden de sus últimos clientes. A partir de las 20:00h y hasta las 12 de la madrugada, todos aquellos rezagados pudieron dar comienzo, por todo lo alto, a las compras navideñas.

Cuando en las calles de Valencia ya había anochecido, todas las tiendas participantes ofrecieron algo diferente: desfiles -como al que asistió el Oso de la tienda Cocolaz-, degustaciones, presentaciones de productos, música en directo, increíbles descuentos… Además, se pudo disfrutar de un photocall en la tienda Loewe a las 21:00h.

Modelos de la tienda Cocolaz.

Pero Valencia Shopening Night no fue un evento únicamente de moda, sino que también hubo espacio para establecimientos especializados en cosmética, belleza, salud, interiorismo y restauración. La velada concluyó a medianoche con una fiesta de Yo Dona con entrada exclusiva en el Mercado de Colón.

Alba Vilar con un vestido de Cocolaz.

Las principales zonas donde tuvo lugar este particular encuentro fueron Poeta Querol-Marqués de Dos Aguas (la tradicionalmente llamada Milla de Oro) y la zona Sorní-Jorge Juan-Mercado de Colón. Además, Metrovalencia, con motivo de la Valencia Shopening Night, amplió sus horarios en las líneas 3 y 5 para facilitar los desplazamientos en esta noche de compras.

Como encargadas de la inauguración pudimos contar con María Jesús Puchalt Farinós (Concejal Delegada de Comercio y Abastecimientos), María Irene Beneyto Jiménez de Laiglesia (Concejal Delegada de Cultura), Maribel Cosme (Presidenta de Cecoval, Confederación de Empresarios de Comercio Valenciano), Dunia Morillo (Presidenta de la Asociación de Comerciantes entorno Palacio Márqués de Dos Aguas –Dos Aguas Luxury Shoping–).

De esta forma, Valencia se une a la moda de las grandes capitales del mundo –como Nueva York, Londres, París, Milán, Sidney o Río de Janeiro– en una fiesta comercial y social sin precedentes.

Detalle decorativo de la tienda Cocolaz

Vídeos del evento:

Elena Tamarit y Elisa Pont