Fue esa mañana

Era una mañana sin aire, mis pulmones ardientes, un sofoco, verte y dejar de respirar.

Ahí estás tú, como ayer, como mañana, hasta después de mi muerte. Hasta mucho después, supongo.

Era una mañana de silencio eterno, de calor en este cementerio tan concurrido, de vivos y de tantos muertos. Un sol insufrible que me desgastaba el ánimo.

Pareciera que te tengo aquí, ante mis ojos, pero no estás. No estabas aquella mañana, en aquella tumba ajena; otras lágrimas que no eran las mías mojaron la roca, te lloraron aún sin conocerte.

Todo el mundo sufre en este mundo caprichoso e injusto. Todo el mundo muere, sin más. Tú te moriste sin querer, y aquí nos dejaste, condenados a encontrarte en cualquier parte.

Era una mañana de infierno, de despedida de la ciudad, de un nuevo rencuentro siempre insólito.

Sigo pensándote, angelet.

IMG_1774

Elisa Pont

Sin fotografía

Desde qué habitación se habrá hecho esta fotografía,

después de qué noche.

De cruzar aquel puente

bajo la lluvia insidiosa,

borrachos de vino,

besando unos labios ahora ausentes.

Desde dónde se podrá apreciar esta imagen;

quién dormirá en esa cama,

frente al espejo su cuerpo desnudo,

mis manos que te piensan.

Cómo encontrar ese lugar

desde donde contemplar el paraíso.

Elisa Pont

El laberinto de la soledad

IMG_6620silla puerta

 

Son situaciones desesperantes y tristes, en las que el dolor y la fatiga parecen trivializarse, en las que un día superado es un logro incuantificable. Porque cuando el final se vislumbra pero nunca llega, cuando se eterniza, la delgada línea que separa la vida de la muerte te asfixia. Cuando el tiempo pasa, pero no tanto, la ayuda es vital y la amargura de sentirte dependiente puede incluso mermar tus aspiraciones.

La inaplicabilidad de la conocida Ley de la Dependencia está ahogando, literalmente, a las familias españolas, la mayoría de ellas sumidas en una crisis económica inacabable de la que sobrevivir es todo un desafío. Desde su aprobación el pasado 14 de diciembre de 2006, bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, la ley brilla por su ausencia. Según alerta el último informe realizado por el Tribunal de Cuentas, el impago por falta de liquidez es el mayor obstáculo –material, por supuesto– al que han de enfrentarse las personas dependientes en distintas comunidades autónomas, entre ellas, la valenciana. Un total de 189.427 personas, y otras tantas familias, tienen reconocido el derecho a acogerse a alguna de las ayudas para la atención a personas dependientes, pero la inoperancia y el saqueo del erario público impiden su ejecución.

Este es el caso de Amparo, de 88 años de edad. Viuda desde hace demasiado y castigada por el irrespetuoso paso del tiempo, de una vida dedicada a los demás en cuerpo y alma. Una mujer que fue arrebato y carácter, sabiduría sin apenas escolarización, amor para todo aquel que se acercase. Hoy, casi postrada en una cama, aquejada de innumerables dolencias diminutas pero persistentes, continúa luchando por otro amanecer más. Dependiente las 24 horas del día, e incluso en los sueños, donde nadie es dueño de nada, Amparo se agarra a la vida con sus últimos alientos pese a que, cada vez más, el esfuerzo se agranda.

Sentir que se consume, que se me escapa, es otra manera de sufrir.

 

 

 Elisa Pont