Anhelo de vivir

A veces, te pienso.

Otras, ni siquiera recuerdo tu nombre.

Es extraño. Cómo la mente me zarandea y juega conmigo,

e incluso contigo,

que ya no estás aquí para enderezarme.

A veces, te pienso mucho.

Todo el tiempo. Sin parar.

Te cuelas aquí adentro

y me revuelves el cuerpo,

y sólo puedo estremecerme y pedirte que pares.

Duele acostumbrarse a lo efímero.

Ya no te pienso. O no quiero hacerlo.

Pero, ¿es acaso la voluntad nuestra enemiga?

Si ella nos arrincona y nos ensalza,

hace de nosotros seres extraordinarios y caóticos…

Consigue que el mundo lata a cada paso.

Elisa Pont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s