Estío

Hago como que te olvido.

Y duermo.

Dejo, entonces, que tus manos me guíen,

me rodeen,

me toquen

y sucumba a aquella pasión que no fue arrebatada,

sino perdida.

Permanezco con los ojos cerrados,

caigo en el abismo de tus besos

y ya es nada lo que tengo.

Fue en el verano en que conocí París,

y amé sus calles, y también te amé a ti,

aunque no lo supiésemos ninguno.

Perdimos, y aún hoy seguimos igual.

Por todo ello duermo,

sin más aspiración que despertar y encontrarte.

Aquí.

Elisa Pont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s