Mordazas en la red

La sociedad en la que nos enmarcamos nos modela como individuos y nos marca las pautas con las que manejarnos en nuestro mundo aunque −normalmente− no seamos conscientes de ello. Dicho esto os preguntareis: ¿qué características posee el siglo XXI? Uno de los más importantes sociólogos actuales −nuestro país no solo cosecha malas hierbas− Manuel Castells bautizó a nuestros días con el nombre de “era de la información”. Castells buscaba definir la revolución tecnológica que ha supuesto una metamorfosis en la forma de comunicarnos.

Esta transformación ha permitido el acceso mediante el generoso, ente Internet, y su pandilla, las desinteresadas redes sociales, a toda la población. Es decir, ha creado una especie de ágora virtual en la que todos podemos difundir informaciones o simplemente opiniones. Hasta aquí todo correcto ¿no? Y es que se ha abierto un mundo de posibilidades para quienes hasta hace poco no tenían más voz que la que surgía en las sobremesas familiares junto al tocado de baileys. Pero y aquí disparó la flor: ¿se va a cumplir por fin el artículo 20 de nuestra Constitución? ¿Ahora tendremos total libertad de expresión?

silla-sola

Cualquier niño al que le explicáramos y de paso le distrajéramos de su pelea contra los niños mayores que ahora no le roban el almuerzo sino la educación, nos diría que un mundo en el que en internet todos podemos opinar, la libertad de expresión está garantizada. Sin embargo, en los últimos años han surgido una serie de terremotos que han desestabilizado esta supuesta libertad de expresión.

Uno de los seísmos que más me ha conmocionado y por el que se arquitectan todas estas cuestiones en mi cabeza es el del grupo de protesta de las Pussy Riot. Tres mujeres que fueron condenadas a prisión por cantar una oración punk pidiendo a la virgen la dimisión del presidente Putin, en una catedral ortodoxa de Moscú. Ahora mismo, mientras tecleo mi ordenador y realizan sus quehaceres cotidianos, una de las integrantes Nadezhda Talokónnikova se encuentra hospitalizada debido a la huelga de hambre que inició en prisión. ¿Pero no vivimos en un mundo “globalizado” y la libertad de expresión esta reconocida dentro de la declaración universal de los derechos humanos de la ONU? Rusia no participa de ello… no me queda claro.

O es que Putin ha querido ponerse de acuerdo −para variar un poco− con el presidente Obama. No olvidemos el candente y con película incluida, caso de Wikileaks que hizo tambalearse por el método de las palabras y no el de las armas (especialidad de la casa estadounidense) al gobierno que ha querido ser el abanderado de la libertad. Pero poner mordazas en la red o en la calle se esta extendiendo como una plaga de película taquillera de ciencia ficción a todo el globo terráqueo.

Alba Vilar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s