Un cuerpo, dos mitades

Sus manos, entrelazadas, se agarran en la cúspide de esta figura, casi devorándose la una a la otra. Y es esa misma fuerza, la que los mantiene unidos, a estos dos cuerpos que fusionados convergen en un único punto, en un sinfín de sensaciones.

Una imagen de sufrimiento. O de amor. La mujer abstraída en sus propios pensamientos, en unos recuerdos ya consumidos en el tiempo. Mientras el hombre, angustiado, se sumerge en su otra mitad, en su amor platónico, evitando una separación que parece inminente.

La voluntad de permanecer unidos les sacude sin miramiento alguno. A esas dos almas, de belleza divina, que la humanidad, por imperfecta y caprichosa, jamás comprenderá.

Elisa Pont

La puissance de la volonté, de Boleslaw Biegas (Pologne, 1877 – Paris, 1954). Dépot de la société historique et littéraire polonnaise, Bibliothèque polonnaise de Paris, 2008. Musée de Beaux-Artes de Lyon.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s