Expiación

La serenidad con la que comencé a leer Expiación todavía sigue asombrándome. Ahora que la última palabra de esta magnífica novela revolotea entre muchas otras, te agradezco que me la recomendaras.

Y la eterna pregunta… ¿Cómo sintetizar la esencia de las relaciones humanas, de su continua destrucción y cambio, del poder de la palabra y de nuestros actos, sin revelar detalles imprescindibles?

Un calor sofocante, apegaloso, del que merma la capacidad de raciocinio o, quién sabe, nos hace más lúcidos, más impulsivos, menos humanos. Este es el ambiente, el del verano de 1935, en el que la familia Tallis se desmorona, o según como se mire, simplemente, continúa con su fatalidad cotidiana.

El escenario, la gran casa de campo de la familia Tallis durante la cena de bienvenida a Leon, el hijo que vuelve tras terminar sus exámenes en la universidad. Una noche en la que la madre se ha encerrado en su habitación, entre tintes de depresión y rencor, aquejada de migraña. Una mujer amortiguada ya por el desamor y la insulsa preocupación de su marido: a veces sincera, casi siempre fingida. Y Cecilia, de belleza ligera y piel sedosa, aguarda también la llegada de su hermano entre el humo de varios cigarrillos.

Un asfixiante clamor de huida se respira entre los presentes, incluso entre la sabia y seductora Lola, enviada a casa de sus tíos en mitad de una tormenta matrimonial. Excepto, quizá, en el inteligente Robbie Turner, hijo de la criada de los Tallis, cuya presencia inquieta a Cecilia, demasiado.

Y junto a todos ellos, el personaje principal, Briony, cuya capacidad de inventiva es sobrecogedora para una joven de apenas trece años: una técnica pulida en su deseo de ser novelista.

Si se es avispado, y teniendo en cuenta la sutileza y la elegancia de los relatos de Ian McEwan, ya habrá percibido sutiles extrañezas, y estará preguntándose qué artimaña habrá ideado, por dónde comenzará a jugar.

No hay mejor respuesta que empezar a leer.

Elisa Pont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s