Desencuentros

Si supiera que vas a venir esta noche pondría la cafetera al fuego.

Y también abriría la puerta de la habitación para que pudieses entrar sin despertarme, y te acostaras a mi lado, con los pies descalzos y las manos todavía frías. Notaría así, tu libido aliento sobre mi nuca, para luego volverme y morderte los labios, besarte el rostro, acariciarte el cuerpo.

Un libro sobre la cómoda, de maravillas acaecidas en otros tiempos, a otras gentes; una luz tenue manchando la hoja impoluta de este escritorio. Una escena en la que tus ojos frívolos observan mis reacciones impúdicas, en la que tus manos ágiles dibujan cada uno de mis movimientos: inevitablemente ausentes, difícilmente alcanzables.

Pero una vez más, el café se amontona sobre el banco de mármol.

Elisa Pont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s