“El día que Nietzsche lloró”

“Debes de estar preparado para arder en tu propio fuego:

¿cómo podrías renacer sin haberte convertido en cenizas?”

Friedrich Nietzsche, Así habló Zaratustra

Esta es la cita que encabeza el libro de Irvin D. Yalom, El día que Nietzsche lloró, una apasionante novela en la que se narra el ficticio encuentro entre el Doctor Breuer, un reconocido médico vienés, y el perturbado filósofo alemán, Friedrich Nietzsche, debido a la continuada insistencia de la atrayente Lou Salomé. Una historia que entremezcla ficción y realidad, pero sin extrapolarse lo más mínimo, porque lo que se cuenta guarda siempre una estrecha relación con la vida que el filósofo llevó durante el año 1882, fecha en el que está basada la novela.

Un encuentro, en apariencia fortuito, entre ambos personajes se convertirá, sin que ninguno de los dos así lo pretendiera, en una costumbre a la que no podrán, ni querrán, renunciar. Un hábito dosificado en pequeñas pero intensas conversaciones, que te invitan a adentrarte en el pensamiento de Nietzsche, pero también en la visión crítica del Doctor Breuer.

Y también hay sitio para la ciencia en esta novela, porque el nacimiento del psicoanálisis reside en la íntima relación entre el Doctor Breuer y uno de sus más aventajados discípulos: Sigmund Freud, el padre de la interpretación de los sueños. Será a partir de esta novedosa técnica, como Nietzsche, pero también Breuer, superaran su continua agonía y desesperación. Una obsesión producida por el paso del tiempo, la cercanía de la muerte y el ansia de libertad, en una sociedad clasista y estereotipada, en la que el destino y la incapacidad de elección se erigen como pilares fundamentales.

Porque uno de los atractivos de este libro es, sin duda, la sutil manera que tiene el autor de explicarte la filosofía de Nietzsche: su crítica a la sociedad occidental, que reprime la vida en nombre del racionalismo y de la moral; la lucha por el poder como única motivación y razón de existencia del ser humano; y la creencia en la “muerte de Dios”, que aboca a las personas a la mezquindad y a la inseguridad ante un orden trascendente. Y destaca, además, la percepción cíclica del tiempo, aquello que Nietzsche define como el “eterno retorno”, del que se desprende que cada momento se repite eternamente, y tanto el futuro como el pasado no son más que continuaciones de un mismo presente.

De la importancia de la traición también nos habla el libro, de la infelicidad y de la dificultad que experimentó Nietzsche durante su vida para entablar relaciones con otras personas, sobre todo con las mujeres, a las que consideraba culpables del intrincado proceso de búsqueda de la Verdad, a la que se dedicó en todo momento.

Una lectura reflexiva sobre la naturaleza del hombre, siempre expuesto a la lujuria y al placer.

Elisa Pont

 

Anuncios

Un comentario en ““El día que Nietzsche lloró”

  1. Sembla molt interessant la novel·la que, com moltes altres, aprofita la ficció per a parlar-nos de la realitat (en aquest cas el pensament filosòfic de Nietzsche). Jo he llegit alguns llibres del filòsof alemany, i pense que és molt interessant tot el que planteja. Aquest llibre del que ens parles, potser la porta per a que molts lectors s’interessen per llegir l’autor del que parla, un dels grans pensadors junt amb Sigmund Freud i Karl Marx, de les acaballes del segle XIX.
    Una abraçada!
    FRANCESC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s