El cuarto de atrás

¿Quién no ha ideado un refugio alguna vez?

Durante una noche de insomnio, la escritora recibe la visita de un desconocido, alguien inquietante y atractivo, quien conseguirá intimidarle y crear un clima de confesiones y recuerdos, todo al mismo tiempo, sin destapar su identidad ni sus verdaderas intenciones.

Un paseo por su niñez y su juventud, por Salamanca y por Madrid, durante aquellos temibles años de la guerra, pero también después, cuando los sueños parecían desaparecer con cada soplido de viento.
Una extensa conversación en la penumbra de una sala rojiza y estrecha, junto a dos vasos repletos de té con limón. Y las experiencias de su vida, encolerizadas y desvirtuadas debido al paso del tiempo, de las pastillas de colores que su invitado le ofrece, con un gesto de condescendencia casi artificial, ensayado.

Pero, hago hincapié en ese refugio, en ese lugar en el que todos o ninguno existimos, del que nadie conoce su existencia pero todos quieren tocar, palpar, sentir. Una metáfora construida desde sus más bajos instintos, desde sus anhelos inconfesables y sus preocupaciones más mundanas.

Carmen Martín Gaite consigue con su “Cuarto de atrás” hacernos partícipe de sus más privadas experiencias a través de un relato que oscila entre la ficción y la autobiografía. Seguro que todos al leerlo, lo hemos hecho desde nuestra isla inventada y solitaria.

Elisa Pont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s