Tras un cielo estrellado…

¿Por qué para escapar de las restricciones impuestas necesitamos, cada vez más, la protección de alguien que se encuentre en una situación semejante?

La maravilla de comprender al otro reside en uno mismo, y en ningún otro sitio.

Soñar con molinos de viento, de Catherine Ryan Hyde –autora del best-seller Cadena de favores, llevado al cine en 2000 por Mimi Leder – es un conmovedor ejemplo de valentía y superación, pero, sobre todo, de la fuerza de las relaciones humanas para poder volver a soñar, aunque a priori parezca imposible.

Una historia que, pese a su estilo más que ameno y su constante legibilidad, vuelve a caer en un exceso de sentimentalismo y carácter romántico; repleto de referencias a míticas obras vanagloriadas durante años, como Romeo y Julieta de Shakespeare o Wide Side Story.
Aún así, es su originalidad y la moralina que puedes extraer de cada uno de los relatos que contiene la trama central, lo que permite disfrutarla con encanto, incluso con cierta empatía y amabilidad hacia los dos protagonistas: María y Toni −¿O era Sebastian?−.

Las verdaderas historias de amor nunca tienen un final feliz, o eso dicen. Al menos, en este caso, no sabría cómo calificarla: el tono realista del relato, es sin duda, uno de sus mejores recursos.

Elisa Pont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s