El regreso de Pina

 El cineasta alemán Wim Wenders presenta en su nuevo film el espíritu de Pina Bausch, la gran coreógrafa alemana del siglo XX que revolucionó el concepto de la danza internacional contemporánea. Este documental muestra las piezas coreográficas más emblemáticas de Bausch e invita al espectador a involucrarse dentro de la misma escena en un formato 3D.
 

 

La película comenzó a rodarse en el año 2009 con la colaboración de la propia Pina, quien falleció de improvisto cinco días después de que le diagnosticaran un cáncer. De este modo, comenzó a construirse el legado de la coreógrafa como renovadora del teatro-danza y se abrió un vacío en el mundo de la danza contemporánea que todavía llega hasta nuestros días. Con esta cinta, Wenders, gran amigo de la coreógrafa, trata de acercar al público el lenguaje kinésico como forma de expresión artística. Pina apostó por enseñar a sus seguidores el “lenguaje de la danza” que hay que “aprender a leer”.

Los bailarines de la compañía de Pina, ‘Tanztheater Wuppertal’, se sientan frente a la cámara para expresar, sin articular palabra, aquello que la coreógrafa les enseñó, especialmente la importancia de los gestos físicos y emocionales en la danza. Porque “el más pequeño detalle importa”, repetía Pina como dogma central de sus composiciones.
En este sentido, el ‘leit motiv’ de su producción artística es la reiteración de la gestualidad y el movimiento corporal como elementos claves para atraer al espectador, ya que, a través de gestos de la vida cuotidiana, el espectador logra empatizarse para ver la danza como un ‘espejo’ que refleja los miedos, los anhelos y las frustaciones de la humanidad.

Escena del nuevo film sobre Pina Bausch

‘Pina, la película’ recoge la fórmula esencial de sus coreografías, compuestas por la alternancia de la fuerza y de la fragilidad, Una de sus creaciones a la que más remite el documental es ‘Café Müller’ (1978), en la que queda latente una de las mayores preocupaciones de sus obras: el trato entre hombres y mujeres y sus debilidades. Esto también se puede observar en la primera coreografía que abre el film, en la que dos grupos de personas, hombres y mujeres por separado, repiten una secuencia de pasos que reflejan la disputa entre ambos sexos. El momento de mayor tensión se vive cuando cada una de las mujeres se acerca a uno de estos hombres ofreciéndole un vestido rojo con gesto de miedo.

Por otra parte, el cineasta emplea el mecanismo del ‘flashforward’ para expresar diversas sensaciones humanas: el amor, la vida, la soledad… En una de las secuencias, se presenta a los bailarines en una sala donde un fotógrafo captura a un personaje e inmediatamente lo traslada a un campo visual diferente que le da vida. Esto demuestra la originalidad del director para hacer llegar al espectador la magia de los movimientos contemporáneos.

Pina Bausch

“Pina Bausch expresaba lo que el alma le dice al cuerpo”, dijo Wim Wenders en el estreno del documental. En este sentido, la danza le debe a Pina su dedicación y esfuerzo por crear unos nuevos parámetros con los que medir la danza contemporánea. La única regla vigente es que “en cada gesto, en cada paso y, en definitiva, en cada movimiento”, resida la esencia de las pasiones humanas frente a las adversidades que imperan en nuestro día a día.

No nos olvidemos…”Bailad, bailad. Si no estaremos perdidos”.

Raquel Hernández/ Alba Vilar (Graduadas en danza española)

Artículo publicado con anterioridad en www.uvalencia.info

Anuncios

Un comentario en “El regreso de Pina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s